Blog

Cómo crear un curso virtual

Cómo crear un curso virtual

Cuando en 2005 hice con mis propias manos, mi primer curso de e-learning, quería hacerlo como los “pro” y, ni corta ni perezosa, me lancé a locutar un par de animaciones con (modo ironía on) mi voz aterciopelada (modo ironía off). Si no me conoces en persona, seguramente no sabrás que todo parecido entre mi voz y la de una locutora profesional de e-learning es pura coincidencia :). Así que te puedes imaginar el resultado…

De aquella etapa guardo recursos preciosos: mucho aprendizaje, mucho ensayo-error y alguna que otra perla gráfica porque, si, en aquella época hasta me atrevía a hacer el diseño gráfico de mis propios cursos… que atrevida es la ignorancia, jeje.

Para que te hagas una idea, aquí te dejo dos de mis primeras “perlas”. Sinceramente, no entiendo como no me dieron un premio nacional al mejor diseño e-learning del año ;).

Como yo ya he pasado por esa fase en la que no tienes mucha idea de por dónde hay que empezar, no me extraño cuando de vez en cuando recibo llamadas de potenciales clientes que, como yo en 2005, nunca antes han creado un curso virtual.

Hoy en concreto, me ha llamado un potencial cliente que nunca antes había creado un curso en formato e-learning. Tenía muchas dudas y sobre todo, estaba abrumado por la cantidad de opciones que existen en el mercado para crear un curso virtual. Se encontraba totalmente perdido.

Si tú también estás en esta situación, presta mucha atención al post de hoy ya que voy a contarte cómo crear un curso virtual.

Espero que te aclare un poco más por dónde empezar.

Cómo crear un curso virtual

Estas son las 10 piezas clave que vas a necesitar para crear tu curso virtual:

Un coordinador de tu curso
Antes de ponerte a trabajar lo primero es designar a una persona como coordinador general de tu curso ya que durante el proceso de creación vas a tener a muchas personas implicadas. Necesitarás a alguien con una visión global que pueda coordinar a todos los actores que intervienen en las diferentes fases de producción.
Un campus virtual en el que distribuir tu curso
Claro está; si se llama online será porque se distribuye a través de internet. Y una de las formas más cómodas y eficientes de distribuir tu curso es a través de un campus virtual que regule el acceso de tus alumnos, las diferentes comunicaciones que se producirán y la duración del curso, entre otros muchos factores. Tienes que tener un campus online en el que poder gestionar todo lo relacionado con tu curso. Si no sabes lo que es un campus virtual o LMS, o no estás seguro de si lo necesitas, consulta esta entrada.
Un autor material de los contenidos
A no ser que seas tú el propio experto en la materia que quieres impartir, necesitarás contratar a un experto en el tema a tratar en tu curso. Esta persona se encargará de crear lo que denominamos el “material en bruto”; que no quiere decir que vaya a ser muy bruto al crearlo sinó que lo hará sin maquetar nada, a modo de texto simple. Vamos que lo escribirá en un Word de los de toda la vida. Cuando haya redactado el contenido, éste será usado como base para la creación del curso multimedia. Ten en cuenta a este profesional a la hora de planificar tu curso ya que se lleva una parte del presupuesto total destinado para tu acción formativa.
Un diseñador instruccional
Si el autor del paso anterior ha redactado 200 páginas de word en arial 12… tus alumnos se pueden morir si se lo pones tal cuál en el campus. Por eso es tan importante la figura del diseñador instruccional, ya que es esta persona la que da forma a la maraña de contenidos creados por el autor y los adapta a la metodología online. El diseñador instruccional decide cuál es el mejor sistema para que el contenido llegue a los alumnos, marca el ritmo de navegación, la estructura de los contenidos, define los recursos multimedia a usar, etc. Es el ideólogo pedagógico de tu curso.
Un diseñador gráfico
Ya con tu contenido teórico organizado por el diseñador instruccional, necesitarás que un profesional del diseño le de una vuelta para ponerlo “bonito” y atractivo para los alumnos. Crear la interfaz de navegación de acuerdo a lo estipulado por el guionista, diseñar los diferentes recursos gráficos como popups,, iconos, ventanas, cajas, botones, etc… son varias de las tareas que deberá realizar el experto en diseño.
Un responsable de producción
Con tu contenido bien guionizado y todos los recursos gráficos, tendrás que pasar a la fase de producción o montaje. Necesitarás a alguien que se encargue de transformar el contenido y el diseño en un producto final usable. Es decir, necesitarás a alguien que de forma web a tu curso, ya sea en html5, en formato scorm o en lo que necesites. Para que el contenido se pueda distribuir en un campus, no llega con que esté montado en un powerpoint, es necesario transformarlo para que el campus entienda qué debe hacer con ese contenido, cuándo se debe mostrar, cuándo dará por superada la lección, cuándo abrirá un popup de refuerzo, etc. En resumen, necesitas a una persona que sepa manejar herramientas para producir contenido e-learning y realizar el montaje de todos los componentes de tu curso.
Software para crear tu contenido
Al personaje del punto anterior lo podrías obligar a hacer el contenido “a machete”, pero afortunadamente estamos ya en el siglo XXI y contamos con la ayuda de software de autor. El que yo uso es Lectora Inspire y lo recomiendo porque es muy sencillo de usar y el resultado final es muy vistoso. Existen cientos de herramientas de autor, como por ejemplo Adapt que es de código libre. En el blog de Ojú Learning puedes leer una comparativa bastante buena realizada por Jorge López.
Un calendario de ejecución
Con tu curso ya listo, tendrás que armar un calendario de ejecución. Esto es fundamental para el desarrollo de tu curso online. Tiene que planificar todo: cuándo vas a abrir el curso para los tutores, para los alumnos, la primera subida de contenidos, la carga de usuarios en el sistema, la duración aproximada de cada módulo, de cada actividad a realizar, cuántos foros tendrás y cuándo los abrirás. Todo esto debes plasmarlo en un documento y compartirlo en tu curso para que los alumnos tengan una idea de la evolución que seguirá tu curso.
Guías de uso y desarrollo del curso
Tener un calendario en tu curso es imprescindible pero no suficiente. Necesitas también una guía de uso para que tus alumnos sepan por dónde andan. Necesitan un documento que les indique cómo acceder a los diferentes módulos o unidades de tu curso y qué deben hacer en cada uno de ellos.
Un tutor virtual
Para finalizar, cuando ya tu curso está listo para funcionar, necesitas incorporar un tutor que se encargue de acompañar a los alumnos durante el curso; entendiendo por acompañar: supervisar su actividad, resolver dudas técnicas o de uso, proponer actividades, estimular la participación, etc.

Esta es la teoría y lo que hace falta para hacer un curso “como Dios manda”; pero claro está, siempre puedes prescindir del diseñador o del pedagogo y hacer un churro-curso. Eso ya va en cada uno 😉

¿Cómo fue tu primera experiencia produciendo cursos? ¿Te salió un churro-curso o te lanzaste ya a lo grande? Cuéntamelo en los comentarios de esta entrada.

Noa Orizales Iglesias
Desde Contidos Dixitais ayudo a otras empresas a implantar en su organización la plataforma de software libre y e-learning Chamilo. Creo en compartir más que en competir y por eso me encontrarás ayudando en lo que pueda en diferentes redes sociales.

Entradas relacionadas

    No Results Found

    The page you requested could not be found. Try refining your search, or use the navigation above to locate the post.

Comentarios

0 Comments

Submit a Comment

O teu enderezo electrónico non se publicará

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.